Colegio Profesional de Antropólogos de Lima y Callao Colegio Profesional de Antropólogos de Lima -

Colegio Profesional de Antropólogos de Lima - CPA Lima

Identikit del Sectario


El autor Antonio Balarezo

El fanatismo o sectarismo es una enfermedad carencial de la personalidad Se presenta en épocas de crisis. Sectas y sectarios han existido –y existirán- en diferentes épocas de la historia. Ahora, en un mundo globalizado, ha adquirido la magnitud de una pandemia. Está en todas partes y quizá en uno mismo.

En la presente época, con el crecimiento del mundo industrial –capitalista o socialista- se ha destruido a la familia transformándola en un agregado precario de individuos con intereses diferenciados y en competencia entre ellos. Asimismo, el crecimiento demográfico y su concentración en ciudades que han perdido la escala humana, genera un ambiente de desamor y desafecto.

En consecuencia, los factores de riesgo para que un agente transmisor tenga la oportunidad de inocularla doctrina sectaria y empiece el periodo de incubación son los siguientes: depresión, angustia, temor, soledad, vacío existencial, frustración, desamparo y desamor. Todos esos factores conducen a una situación de crisis que no es resistida o superada de manera natural por las personas de mayor susceptibilidad. La secta ofrece un tranquilizante ilusorio para sobrellevar la crisis y evadirse de los problemas.

Existen diversos criterios para clasificar a las sectas y a sus doctrinas infecciosas que guían su accionar; como por ejemplo, sectas subversivas y sectas contrasubversivas. Pero el enfoque nuestro está dirigido a identificar a los agentes transmisores de la enfermedad; es decir, a las personas sectarias o fanáticas con el fin de prevenir la enfermedad o controlarla. No al origen ni a la curación.

A continuación presentamos las características que configuran la personalidad de un sectario o fanático. Advertimos que el cuadro expuesto a consideración de ustedes son unas gruesas pinceladas de un esbozo.

1.-El fanático presenta –unilateralmente-un diagnóstico terrorífico del mundo. Guerras, epidemias, desastres ecológicos, delincuencia, inseguridad ciudadana, injusticia social, adicciones y conflictos familiares configuran el cuadro clínico del mundo y de las víctimas. De esta situación el sectario justifica su actitud.

2.-El sectario, como contraparte, ofrece una esperanza de cambio. Se interesa por ti para que cambies, para salvarte. Pero, que cambies únicamente en su secta y de manera obligatoria.

3.-El fanático es utilitario o pragmático. Es decir, el fin justica los medios. Con tal de lograr el objetivo no valora lo lícito de les medios. El pragmatismo es la filosofía ausente de valores. Una revolución, contrasubversión o la salvación de las almas, una finalidad excelsa, debe guardar mutua correspondencia con los derechos humanos para su logro.

4.- El sectario no duda. Tiene el monopolio de la certidumbre. Está convencido de hallarse en posesión de la verdad universal. Actitud que lo ayuda a vencer todo sentimiento de debilidad. Incapaz de aprender de la experiencia. La racionalización es el principal mecanismo de defensa del Yo. La secta ofrece seguridad y refugio para liberar el dolor, la angustia y el temor que conducen a una crisis. No existen problemas que no tengan solución ilusoria.

5.- El sectario es siempre intolerante, inflexible. Para el sectario la tolerancia es una lamentable debilidad y la transigencia un signo de deslealtad. El sectario se alarma ante el ejercicio de la actitud crítica y objetiva. Y puede llegar al asesinato. El fanatismo es peligroso, porque elimina al disidente; ya lo dijo Marcel Marceau, un artista extraordinario.. Nada más aberrante para un sectario que el aforismo mariateguiano: la unanimidad es siempre estéril.

6 - El sectario se aísla de la familia. No intima ni se identifica con los miembros de su familia mientras no pertenezcan a su secta. Para un sectario su única familia son los miembros de la secta. Pero una familia absorbente, voraz. Las actividades en la secta interfieren con la responsabilidad familiar. El sectario ideal es exclusivamente un sectario, sin ningún otro atributo o interés que no fuese el de la secta. Todo el ciclo vital del sectario se realiza dentro de la secta

Si entre las personas ajenas a la secta figuran los miembros de la familia, se esforzará por convertir en sectarios a toda la familia. Si no lo logra, antagoniza con la familia o se aísla no brindándole su apoyo. Mucho más importante es la secta que su familia.

7.-El sectario no tiene amigos. La amistad no existe para el sectario.

Abimael Guzmán, autodenominado Presidente Gonzalo y jefe de Sendero Luminoso, afirmó en la llamada Entrevista del siglo, yo no tengo amigos, sino camaradas. Así mismo, uno de los lemas de la secta católica Sodalicio de Vida Cristiana (Sodalitium Christianae Vitae): Un sodálite solo puede confiar en otro sodálite. Lo que significa que el sectario únicamente confía en otro sectario.La personalidad sectaria está baldada para la amistad. El sectario se aísla de los amigos, mientras no se conviertan a su secta. Su confianza y lealtad la deposita en otro sectario; él se debe y depende de su secta. Si se muestra generoso con una persona que no pertenece a su secta es con fines proselitistas.

José Carlos Mariátegui, fundador del partido socialista del Perú, que no era propietario de ningún bien tangible; cuando murió dejó amigos; según palabras de Anna Chiappe, su viuda. Carlos Marx, fundador de la doctrina de los trabajadores dependientes, estampó una dedicatoria en su libro “El Capital”, A mi inolvidable amigo, el valiente, leal y noble paladín del proletariado GUILLERMO WOLFF Nació en Tarnau el 21 de junio de 1809. Murió en Manchester, en el destierro, el 9 de mayo de 1864.La amistad es la gratificación generosa y espontánea que no tiene precio.

Para los sectarios la amistad no trasciende raza, edad, sexo, clase social, cultura, profesión, religión, partido político y nacionalidad. Simplemente, no existe.

8.- El sectario endiosa al jefe de su secta.- Todas las cualidades o virtudes que el sectario cree no tener se las atribuye en grado superlativo a la personalidad del jefe de su secta. Es lo que se llama culto religioso a la persona. El líder es sabio, justo, infalible, omnipotente y demás cualidades. El sectario le tiene fe ciega y obedece sin reflexionar el cumplimiento de sus órdenes. “Las órdenes se acatan sin dudas ni murmuraciones”. Ante el jefe el pensamiento crítico o reflexivo es tomado como un pecado mortal o herejía. La disidencia es combatida, dentro de la secta, hasta su erradicación. Ningún sectario tiene criterio personal, el líder piensa por todos y opina de todo. En un gran sector de la población, existe la necesidad de creer en un ser omnipotente.- No existe sectario que no le rinda culto a la personalidad de su jefe. (Por excepción el jefe máximo de una secta y el sectario son personas sanas mentalmente. El sectarismo o fanatismo es una especie de locura mística).

9-El sectario es portador de falsa modestia.- Los sectarios presentan una falsa humildad cuando se acercan a las personas -que no están afiliadas a la secta- con un fin proselitista; ya que los denominan con apelativos despectivos o denigratorios: infieles, paganos, mundanos, civiles, etc Sin embargo, ellos mismos se autocalifican:. Selectos, puros, únicos, santos, elegidos, superiores, los mejores hijos del pueblo, es decir, lo máximo.

Cuando la Inquisición del imperio español reprimía a los judíos se les llamaba marranos. Pero, a su vez, los judíos se consideran asimismo como el pueblo elegido de Dios, tal como está registrado en la Biblia.

10.- Los fanáticos no saben reírse.- No saben reírse especialmente de sí mismos ni toleran ironizar a su jefe, lo consideran una herejía; el líder es intocable. El humor es considerado frivolidad.

11.- Los fanáticos son militantes. Están afiliados a una organización vertical, jerarquizada y totalitaria. El sectario pertenece o se debe incondicionalmente al ejército, iglesia o partido político sectario. Han perdido se libertad. Sus actos no son de elección personal; pues la secta no es un organismo deliberativo y pauta toda su conducta. La secta adscribe a sus militantes en determinadas funciones jerárquicas y en representación de la secta.

12.- Los fanáticos son conversos no son genéticamente fanáticos. Luego de la etapa de seducción. El postulante a una secta, pasa por una serie de pruebas que lo humillan y atentan contra la dignidad de la persona humana.. La finalidad de las pruebas es provocarle un estrés traumático, despersonalizarlo, para implantarle una nueva identidad; de esta manera, lo hacen dependiente de la secta. Ahora el nuevo sectario cree que es un ser superior mientras permanece fiel a la secta. Dentro de la secta es todo, fuera de ella, nada.

13.- Los fanáticos están poseídos de un afán proselitista. Ellos quisieran ardientemente que todo el mundo admita sus creencias y se incorpore a su organización sectaria. Empiezan en su afán proselitista con su familia. Quieren que sus hijos se casen con miembros de su secta. Son propagandistas o apóstoles en todo momento; hasta en momentos inoportunos. Sus objetivos preferentes son los presos de las cárceles, los enfermos, los adolescentes y ancianos y migrantes de origen campesino. Es decir, personas que están en crisis o desadaptados; y, por consiguiente, son vulnerables a su prédica.

14.- Los fanáticos hacen espíritu de cuerpo. Que la secta ayude a cualquiera de sus miembros que está en un momento difícil es una obligación humanitaria; pero es infamante cuando un fanático ha cometido un delito execrable y tratan de encubrirlo o de entorpecer a la justicia. Al respecto dos casos como ejemplo: el crimen de “Los Barrios Altos” ejercido por los militares en la guerra contrasubversiva. El otro caso, él de los directivos de la secta Sodalicios (Sodalitium Cristianae Vitae) Luis Fernando Figari Rodrigo y Germán Doig Klinge.

Cuando la secta no logra encubrir el delito o entorpecer o dilatar un proceso judicial inmolan al sectario delincuente para salvaguardar a la secta o institución sectaria. Es la figura llamada “fusible”. El cuerpo de la organización sectaria es mucho más importante que cualquiera de sus miembros. Esto lo aceptan gozosamente los sectarios.

15.- Los fanáticos son disciplinados y organizados.

Los sectarios tienen su vida organizada las 24 horas del día durante todo el año. Siempre se encuentran ocupados. Están acostumbrados a permanecer en estado de alerta. No hay ningún resquicio libre como para una recaída en una nueva crisis. La permanencia en la secta es garantía de su “estabilidad”. También la disciplina y organización propicia una eficiencia robotizada que anula la propensión a la innovación. Además de la disciplina y organización, la secta inventa un enemigo externo para mantienen la unidad interna de la secta.

16.- Los fanáticos se distinguen por su fisonomía y vestimenta. Tienen un libreto para actuar frente a ustedes y mostrar un rosto de optimismo exagerado. Aunque cada secta tiene un estilo; los sectarios en general son ajenos a la moda y son extremistas; ejemplo: unos tienen cabellos muy cortos y otros, muy largos; barba corta o larga; bigotes gruesos, etc. En su vestimenta y colores todos están uniformados: túnicas, hábitos, ternos, etc. Zapatos cerrados o sandalias. Las mujeres no usan pantalones; sino faldas largas, debajo de la rodilla. etc., etc.

----ooOoo---

Con el retrato en la mano:

Usted logrará identificar a un sectario y tomará una medida profiláctica; sin embargo, todos debemos adquirir el hábito de mirarnos en el espejo para un cotejo. Nadie está libre de la tentación…

Con el identikit en la mano, el sectario dirá: ese no soy yo, él que tú te imaginas...

  • Requisitos
  • Para la incorporación de un Antropólogo al CPALC será necesario:

    · Dos copias legalizadas del título profesional.
    · Recibo de abono por S/.500.00 Nuevos Soles (quinientos nuevos soles).
    · Certificados legalizados de estudios de la carrera.
    · Certificado de ser egresado de la Universidad Respectiva.
    · Hoja de vida

    Los miembros del CPALC, serán registrados en un Padrón Único, que será llevado por el Consejo Directivo CPALC, debiendo éste emitir el respectivo diploma de Colegiación y demás credenciales y distintivos.

    El Decano tomará el Juramento de Honor al nuevo afiliado al entregarle el citado Diploma de Colegiación, en ceremonia especial.

  • Beneficios
  • Consultas
  • Membresía